Voleibol Español
HISTORIA DEL MINI-VOLEY

El Minivoley nace en la ex-República Democrática Alemana, legado del Prof. Horst Baacke, en los años '60, como un método de preparación para el voleibol. En un principio, como ya se ha dicho, era concebido como el "voleibol para niños", o al menos como un juego que debía derivar en el voleibol de adultos, imitando sus acciones y proponiendo una simple reducción de las medidas del campo, del balón, de la altura de la red y del número de jugadores participantes. A mediados de los años 70 la Federación Internacional de Voleibol, consciente de la importancia, que para el desarrollo y la difusión del voleibol significa la actividad infantil y escolar, impulsó la investigación, el desarrollo y el intercambio de experiencias en esta materia. A través de estas manifestaciones, el concepto de Minivoley fue sufriendo profundas modificaciones, que comenzaron en el 1º Simposio Internacional de Suecia, en 1975 y fue profundizada en los sucesivos, celebrados en Italia, Argentina y Francia, con el apoyo de la Comisión de Minivoley de la F.I.V.B. La lectura de los documentos y recomendaciones emanadas de estos eventos, revelan las orientaciones finales que consolidaron el movimiento de Minivoley bajo las siguientes premisas básicas: Es un juego adaptado a iniciar a los niños en la práctica del voleibol, que contribuye al correcto aprendizaje de los fundamentos y conceptos más valiosos del juego, evitando la especialización precoz e injustificada Es un juego adaptado para desarrollar una correcta motricidad de base, como fundamento de la predisposición general a la práctica deportiva. Es un instrumento magnífico y un medio de colaboración pedagógica y organizativa de las estructuras curriculares de la escuela, interesadas en la Educación Física en las edades comprendidas entre los 8 y los 12 años. Una vez dado este impulso y orientaciones iniciales, el minivoley adquirió una identidad propia y ha seguido un camino particular en cada territorio, adaptándose a las particularidades y cultura de cada pueblo, cumpliendo los objetivos y principios para los cuales fue creado.